Filtración: Partículas

PM (por sus siglas en inglés) se refiere a partículas. Es el término para las partículas que se encuentran en el aire, incluyendo polvo, carbonilla y humo.  Estas partículas pueden estar suspendidas en el aire durante largos períodos de tiempo.

Las partículas vienen en una amplia variedad de tamaños, medidos en micrómetros o “micrones”. Como las pulgadas, los metros y las millas, un micrón es una unidad de medida para la distancia, una distancia muy pequeña. Hay 1000 micrones en un milímetro y equivalen a la anchura de un cabello de tu cabeza.

Las partículas que tienen más de 50 micrones de diámetro pueden ser observadas a simple vista, pero a medida que se vuelven más pequeñas tienden a volverse invisibles. (La amenaza invisible)

Las partículas que tienen menos de 10 micrones de diámetro (menos de PM10) empiezan a plantear un riesgo para la salud porque pueden ser inhaladas hasta la parte posterior de la garganta, provocando irritación y tos.

Las partículas de menos de 2,5 micrones de diámetro (menos de PM2,5) que incluyen partículas submicrónicas (menos de PM1) se denominan partículas finas o “respirables” y se cree que son las que presentan el mayor riesgo para la salud.

Debido a su tamaño, el sistema de filtración normal de las personas, la nariz y su vello nasal, es incapaz de atrapar estas partículas finas. Pasan por las vías respiratorias superiores y llegan hasta los capilares finos y los sacos de aire, que es donde se produce el intercambio de oxígeno para oxigenar la sangre.

La inquietud en la actualidad es que cantidades muy pequeñas de químicos tóxicos o cancerígenos como el COV pireno son transportadas en las partículas y son llevadas al punto de intercambio, lo cual permite la posibilidad de que el químico sea absorbido por el sistema sanguíneo.

Un ejemplo típico de humo negro emitido por uno de los vehículos de transporte público más populares incluiría partículas de 100 micrones de tamaño a partículas de menos de un micrón de tamaño. La variación del tamaño se debe al tipo de combustible y a la eficacia con la que se quema.

Los efectos a corto plazo sobre la salud son irritación de los ojos, la nariz, la garganta y el pecho, tos, estornudos, goteo nasal y dificultad para respirar.

Una exposición constante a partículas finas también afectará al funcionamiento de los pulmones, empeorará condiciones médicas existentes como asma o cardiopatías, o aumentará el riesgo de trastornos respiratorios agudos.

Las personas que hacen ejercicio o que están expuestas constantemente a entornos donde la lectura de partículas es alta realmente deberían adoptar precauciones calculadas y adecuadas, como llevar una mascarilla con un “filtro Hepa-Type” que retira las partículas submicrónicas y todas las partículas micrónicas.

Las personas que van a trabajar en bicicleta durante una media de 30 minutos, a un paso ligero, probablemente respiran unos 1800 litros de aire en ese recorrido.  Debido a la pobre calidad del aire, el aire tendrá un porcentaje de partículas que es imposible no respirar.

Al considerar los 1800 litros de aire inhalado durante el recorrido, las partículas de este gran volumen de aire se pegarán al revestimiento del tracto respiratorio superior e inferior como moscas a una tira insecticida Vapona. Los pulmones ahora tienen que trabajar para retirar esos contaminantes en partículas y tienen que hacer esto dos veces al día durante dos tercios del año.

No es de extrañar que las personas quieran usar mascarillas para protegerse.

Tipos de partículas:
Polvo de amianto proveniente de forros de freno
Polen
Polvo de carreteras
Humo negro de emisiones diesel

Y cualquier otro material de naturaleza sólida

Tipos de partículas:

Inhalables y respirables

Partículas inhalables: son las partículas lo suficientemente grandes para quedar atrapadas en el vello nasal y las membranas mucosas en la parte posterior de la garganta.

Partículas respirables: son las partículas que pasan más allá del vello nasal y las membranas mucosas de la garganta y llegan a los sacos pulmonares y la barrera sanguínea posterior. Estas partículas pueden llevar a la sangre químicos cancerígenos utilizados en el petróleo (benceno, pireno, etc.)

Todos estos contaminantes requieren un filtro activado Hepa-Type para atraparlos. (Techno, Sportsta, Aero, FB-1)

Como punto de referencia el monóxido de carbono no se puede filtrar del aire en circunstancias normales mediante carbón u otros medios. Se requiere una temperatura elevada para convertirlo, pero desafortunadamente esa temperatura no está dentro de la escala humana.

Tipos de filtros:

Ofrecemos varios tipos de filtros, y todos ellos son intercambiables dentro de la gama de mascarillas siempre que sean del mismo tamaño.

1. Filtro Sports: para filtración de partículas submicrónicas (polvos respirables)

2. Filtro City: para filtración de partículas micrónicas (polvos inhalables PM10) y absorción de vapores orgánicos. (Es el estándar para la mascarilla City/la mascarilla Nightsite)

3. Filtro Techno: para filtración de partículas submicrónicas (polvos respirables)

4. Filtro de partículas Allergy: para filtración de partículas submicrónicas (polvos respirables)

5. Filtro de partículas/químicos Allergy: para filtración de partículas submicrónicas (polvos respirables)

PM10: = POR ENCIMA DE 10 MICRONES DE TAMAÑO DE DIÁMETRO AERODINÁMICO

PM1: = POR ENCIMA DE 1 MICRÓN DE TAMAÑO DE DIÁMETRO AERODINÁMICO Y POR DEBAJO DE 10 MICRONES

SUBMICRÓN:  = MENOS DE 1 MICRÓN DE TAMAÑO

Para cualquier información por favor contacta con technical@respro.com

© RESPRO® 2019